Advertisement
Advertisement

10 claves para reconocer cuando un postre no es bueno

 

El postre es el final feliz de toda comida. Es también un momento para compartir con alguien que aprecias o para consentirte. Es por ello que resulta importante que cuando pruebes una dulce delicia, todo sea perfecto. Para lograrlo y que no te lleves a la boca algo que te arruine el momento, te dejamos 10 claves para reconocer cuando un postre no es bueno.

El postre, ¿es bueno o no? 

  • El helado de vainilla es amarillo y no blanco. No aceptes un helado que no sea de igual o mejor calidad que el postre que acompaña.

  • Está bañado con chocolate de bote. Este chocolate puede arruinarlo todo y a los restauranteros les encanta.

    postre-bueno-o-no

  • Salió de un congelador y sabe a congelador.

Sofía Cortina: la joven promesa de la repostería mexicana

  • Es grumoso o sabe más a fécula de maíz y harina que a postre. Tampoco lo comas si la masa es más gruesa que el relleno.

  • Un postre caliente está frío por dentro.

5 lugares para comer postres

  • La fruta no está fresca o no es de temporada.

  • La receta incluye ingredientes que son más armónicos en una ensalada. La creatividad está muy bien en la cocina pero no hay que forzarla.

  • Es más dulce de lo que un ser humano puede soportar. Es decir, sabe a azúcar y no a frutas, vainilla, chocolate o almendras.

#PlaylistFoodie para una tarde de postres

  • El merengue parece más plástico que merengue.

  • Los colores de tu postrecito no existen en la naturaleza y parecen más luces de neón que frutas.