Advertisement

Amor por el vino. Un camino sembrado de conocimiento

El mundo de los vinos es amplio y magnífico. Con cada paso que avanzas, se van abriendo puertas que te llevan a otros mundos de información sobre esta bebida. En esta ocasión, la sed de conocimiento por el vino nos llevó a una amena y edificante charla con Ton Raventós, enólogo de la bodega René Barbier.

Por Alina Hernández @alinahernan

La historia de la Bodega René Barbier en España inicia en 1880, cuando la plaga devastó los viñedos franceses de la familia Barbier. Debido a esta catástrofe, León Barbier, hijo de propietarios de viñedos en la región de Avignon, decidió instalarse en Cataluña, en la región del Penedés. Esta región tiene tres subzonas: una más alta donde llegan hasta alturas de 800 metros; un Penedés marítimo, que está a nivel del mar; y uno central donde hay diferentes orografías. La Bodega de René Barbier se encuentra en la zona central, su extensión es de alrededor de 9 mil metros cuadrados, con 360 hectáreas en las que se cultivan las variedades de uva pinot noir, Chardonnay y Macabeo.  

rene barbier

Después de conocer la historia del éxodo de la bodega René Barbier, Ton nos cuenta que él estudió Ciencias Biológicas por la Universidad de Barcelona e hizo un máster de posgrado de Enología y Viticultura por la Universidad Politécnica de Cataluña. Fue en la vendimia de 1994, que se integró al equipo de René Barbier y hoy en día está encargado de la zona de levaduras y cupaje, así como del equipo de cata. Por otro lado, es miembro del panel de cata de la D.O. Penedés para calificar vinos y también está en un panel de catas que se está montando en Cataluña para ser los catadores oficiales de los vinos de la zona.

Ton Raventós nos cuenta que René Barbier busca acercarse al público más joven y que sean más fáciles de degustar para los paladares primerizos, pero manteniendo la calidad. En este punto, nos comenzó a germinar una duda: ¿cómo debe ser un vino para aquellos que comienzan a consumir esta bebida?, ¿con qué actitud debemos adentrarnos en este universo que de tan grande, puede intimidar un poco?

Respecto a esto, Raventós nos dice: “El que quiere empezar a beber vino tiene que iniciar con vinos ligeros, un grado no muy alto, con un poco de dulzor sin que sea empalagoso. En cuanto a tintos, la línea Classic de René Barbier es la idónea, pues son vinos afrutados, jóvenes, sin mucho cuerpo pero que tienen una estructura que resiste tanto tomarlo solo o maridarlo con una comida entera. Una vez que estás más adentrado, puedes buscar vinos con más madera, con más crianza y con más estructura. En fin, es un proceso de aprendizaje”, concluye.

Y, mientras aprendíamos sobre los vinos para primerizos, conocimos también los vinos de la región del Cava, que son aquellos que tienen el mismo proceso que la champaña, pero al no ser de la región de Francia, se buscó una nomenclatura propia para esta región que también se encuentra en la zona del Penedés. Por ello, a la denominación de origen se le nombró Cava. Los cavas son vinos espumosos que pueden funcionar como una copa de aperitivo, un brindis de postres, así como toda una comida, e incluso después del café.  

La plática continuó y cada vez más los caminos de la información nos fueron llevando hacia conocimientos más técnicos, términos propios de la producción, explicaciones científicas y más contenido que aún estamos digiriendo. Sin embargo, nos quedamos con muy buen sabor de boca y con ganas de tener una copa en la mano de algún tinto o un espumoso de la región del Cava.