Advertisement
Advertisement

5 destilados mexicanos para decir ¡salud!

Éstos son una herencia colonial y parten de la leyenda de la diosa Mayáhuel, quien les regaló a los habitantes del Altiplano las mieles del agave después de una tormenta eléctrica. ¡Y vaya regalo!, el pulque resultó la salvación cuando el vino no soportaba los largos viajes a través del Atlántico. Las bebidas alcohólicas en todas las culturas fueron un obsequio tan misterioso como Dios mismo (recordemos que hasta que Louis Pasteur descubrió la fermentación, este proceso se veía como algo divino). Las civilizaciones antiguas se acercaban a las deidades al alterar los sentidos, y si la tradición cristiana no hubiese triunfado con las colonias, no tendríamos alcohol.

Por Laura Santander

En el caso específico de nuestro país, esta industria creció durante el Virreinato. Entre 1600 y 1750 se establecieron distintas fábricas a todo lo largo y ancho del Altiplano Central, una de las primeras fue la que hoy conocemos como Casa Madero. (Asuntos políticos y económicos de la corona devastaron ese rubro y lo echaron para atrás por 200 años, pero ésa es otra historia). La minería estaba íntimamente ligada a las destilerías y, por supuesto, a los asentamientos urbanos importantes. Había riqueza por doquier en la Nueva España: oro, plata, agricultura y mucho alcohol. Sin embargo, esto en lugar de resultar favorecedor para la monarquía, comenzó a generar un desprendimiento con las colonias. Para retomar el control sobre los virreyes y los hacendados, Carlos iii prohibió toda la producción de bebidas alcohólicas y castigó a la minería que no estuviera supervisada por la corona. De esta manera, ocasionó una crisis severa en lo que hoy es nuestro país. Carlos iv se dio cuenta de ese error, y en 1795 emitió el primer permiso real para producir alcohol en la Nueva Espa- ña. Esa crisis, o más bien las Reformas Borbónicas fueron la causa principal del movimiento de Independencia, 15 años más tarde. 

Te puede interesar: Mezcal. Amor y legado por la cultura del agave

El origen del vino de mezcal

Los españoles buscaron la proliferación de la vid en el Nuevo Mundo, pero el contraste de las condiciones climáticas resultaba en un sinnúmero de intentos fallidos, así que diversificaron la obtención de bebidas alcohólicas. Gracias al nacimiento del Brandy, dominaron el arte de la destilación, así que transportaron algunos alambiques a las provincias novohispanas más importantes para experimentar con los productos locales. Les llamaba mucho la atención la relación entre los prehispánicos y el mezcali (1) y finalmente decidieron destilar sus mieles.

Destilados Mexicanos

Equivocadamente se ha generado un debate alrededor del Tequila y el Mezcal, cuando el primero es un Mezcal pero con una Denominación de Origen (2) distinta que originalmente se llamaba Vino Mezcal del Valle de Tequila.

Para conocerlos da click aquí