Advertisement
Advertisement

Flores otoñales con las que puedes cocinar

A partir del 22 de septiembre, en la cocina y nuestro día a día podemos encontrar diferentes aspectos que nos recuerdan que el otoño ya está aquí. ¡Y debemos aprovecharlo al máximo! 

Texto por: Alejandra Cárdenas @AleParuguez con información de Ingrid Cubas @ingrid_cb

Fuente: Directo al Paladar 

Las flores comestibles son características de esta época, ya que son utilizadas en muchos platillos y además aportan nutrientes a nuestro organismo. Aquí te presentamos 3 de las más populares (y de las más ricas) para que conozcas un poco más acerca de ellas.

Rosa de Castilla 

Fuente: Bioenciclopedia 

También conocida como rosa de Francia o rosa de Provins. (Del latín rosa, que proviene del griego rhódon que significa rosa).

Nombre científico: Rosa gallica

Esta especie de rosal es originaria de Europa Central y de algunas zonas de Asia; sin embargo, se ha adaptado bien al clima de Latinoamérica.

Contiene vitaminas C, A y E. Es bactericida y depurativa; funciona muy bien como antiinflamatorio y protege a la piel.

Flor de Cempasúchitl

Fuente: Landuum

También conocida como tagete, cempoal, cempaxhóchitl, flor de muertos o clavel chino. (Del náhuatl cempohualoxóchitl. Cempohuali significa 20; xóchitl, flor).

Nombre científico: Tagetes erecta.

Crece en el Estado de México, Chiapas, Morelos, Puebla, San Luis Potosí, Sinaloa, Tlaxcala, Oaxaca, Jalisco y Veracruz.

Tiene propiedades curativas para la presión arterial y los dolores estomacales, entre otros. Aporta calcio, vitaminas A, D y del complejo B.

Flor de Calabaza 

Fuente: El poder del consumidor

O también conocida como flor de calabacita.

Nombre científico: Cucurbita maxima.

Es la primera planta cultivada en Mesoamérica, hace unos 10,000 años.

Contiene vitamina C, complejo B y potasio, que ayuda a la comunicación entre los músculos y nervios. Con alto nivel de hidratos de carbono, podrás obtener energía y combustible natural del cuerpo.