Frases mexicanas en la unión americana

 

Casarme con mi marido americano ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida. A eso agrégale el plus de poder usar el spanglish a mi conveniencia, decir frases ñoñas como “baby, I love you” y cambiar mi apellido de soltera (Camacho) por el apellido de mi marido que le da “caché” a mi nombre (Nichols).

El problema es cuando uso en casa las frases mexicanas que dejan a mi marido con cara de “what?” como estas:

“My love, ya te puse tu itacate”
(mi amor, ya te puse tu itacate)

Itacate viene del náhuatl “Itacatl” que significa vientre o mochila. Un día leyendo el libro “Azteca” de G. Jennings encontré el momento del almuerzo de dos hermanos:

“…corrió  fuera de casa para traerme mi itacatl, mi comida del mediodía y se sentó a mi lado sobre la hierba de la orilla de la cantera parloteando alegremente mientras yo me comía mi ración de pescados deshuesados..."

En la actualidad hay pequeños poblados como Tepoztlán donde las mujeres preparan Itacates que son tamalitos triangulares de todos los sabores: rajas, chicharrón, hongos etc. El Itacate no es un simple “lunch”, es una forma de decir, “me tomé el tiempo del pensar en ti y preparé esto para que lo lleves a donde vayas".

“Husband, ni me digas nada porque ando como jarrito de Tlaquepaque”
(esposo, ni me digas nada porque ando como jarrito de Tlaquepaque)

Conoce algunos de los "piropos que saboreamos"

Las personas que son como Jarritos de Tlaquepaque o de Tonalá son aquellas que se ofenden a la primera provocación, lo que desata que “rompan” en desesperación, llanto, gritos y demás escenas dignas de una puesta en escena.

La historia cuenta que Tonalá en Guadalajara se caracterizaba por hacer jarritos de tan mala calidad que se rompían a la mínima provocación. Por eso ten cuidado con lo que hagas, no vaya a ser que por generaciones la gente diga: ¡Ash! Pareces un (coloque aquí su nombre)! cada que haces algo desagradable.

Ay papi, You don't sell pineapples!
(ay papi ¡tú no vendes piñas!)

Cuando le dije esta frase a mi esposo no paré de reír de ver cuán confundido estaba el pobre hombre americano - cara pálida así que tomé una historia bien conocida de la Biblia y la sazone con esta frase:

“entonces le trajeron a una mujer sorprendida en adulterio y le dijeron: Maestro encontramos a esta mujer en pecado y la ley dice que hay que apedrearla, ¿qué hacemos? y él contestó: Pero si ustedes no venden piñas”

Las mujeres mexicanas casadas con extranjeros nos encontramos a diario con choques culturales que suavizamos con amor, dedicación y el sazón de nuestro México, al vivir en el extranjero nos convertimos en ajonjolí de todos los moles, exaltadoras de nuestra cultura y bases culinarias que enamoran a nuestros nuevos amigos extranjeros y familia política. 

Con lo que a mi respecta, no me canso de conocer más sobre la cultura de mi esposo americano y cada que en las calles de California escucho a alguien decir algún dicho dicharachero como “que milanesas que te dejas bisteces” se me hincha el corazón de decir “ese hermano es chilango, como yo”. 

¿Qué frases dices o escuchas en el extranjero? Cuéntanos en Twitter, Facebook e Instagram, usa el Hashtag #SoyGourmet

Advertisement