Advertisement
Advertisement

Gardela. Un espacio para comer carne añejada

La Roma es un espacio de referencia en la Ciudad de México, cuando de comer bien se trata. Por ello, no es extraño encontrar dentro de su amplia oferta un espacio como Gardela, un restaurante italo-argentino, con una carta apta para comer desde una pizza, hasta carne premium.  

 Por Alina Hernández @alinahernan

La especialidad de este lugar es la carne dry aged, que consiste en someter la carne de res a un proceso de añejamiento que le confiere sabores más intensos y una textura más suave. Confieso que esta ha sido la primera vez que como una carne de estas características y cuando di el primer bocado, recordé las palabras del chef Dante Ferrero: “Al momento de comer carne, nos sale una parte animal, pero una parte animal muy bonita, de disfrute”. El sabor intenso, lo jugoso del corte y el momento de la mordida definitivamente me conectaron con ese mundo natural.  El proceso de añejamiento tarda entre 28 y 35 días. Puedes pedir el corte o comprarlo en su boutique. La recomendación es pedirla a término medio, pues así conservan mejor sus sabores y textura.

Te puede interesar: María Ciento38: un rincón siciliano en Santa María la Ribera

Pero no todo es carne añeja en este Gardela, también hay pizzas para compartir, pastas con sabor a Italia, carpaccios, hamburguesas y otros embutidos que recuerdan a Argentina.

Prueba los espárragos como entrada y reserva espacio para los postres: un flan, un pastelito como los de la nonna o un helado. Además, bien puedes cerrar la velada con un carajillo. 

La cava de vinos consta de mil vinos de 70 etiquetas diferentes, de los cuales, el 60% es argentino. Pero también hay chilenos, italianos y mexicanos y los precios van de los 400 hasta los 16 mil pesos. Las etiquetas son pocos comerciales, pues son vinícolas pequeñas.

El lugar es agradable, las sillas tienen frases típicas argentinas, combinadas con dichos y formas de hablar propias de México. Otro gran punto a su favor, es que piensan en todos los tipos de clientes y no dejan atrás a los que les gusta fumar un cigarro; por ello tienen la terraza. También, tienen un salón privado que cuenta con asador y con espacio para 40 personas. Allí, puedes hacer tus propios asados o pedir un parrillero. Es un buen lugar para compartir con los amigos.