Advertisement
Advertisement

Franco Noriega. Más que una cara bonita

Franco Noriega llegó a la Gran Manzana con la intención de estudiar actuación, de Perú salió con maleta en mano a los 18 años de edad hace 10 años. Con el transcurso del tiempo y el contacto que tuvo con el fotógrafo de moda Mario Testino, brincó sorpresivamente al mundo de las pasarelas con una de las mejores firmas: Dolce & Gabbana por dos años, una oportunidad que lo llevó a Londres a su primer shooting profesional. “El resto fue consecuencia de ese primer paso”, nos dijo Franco durante su visita a la Ciudad de México.

Texto Raquel del Castillo Fotos Román Gómez @playadura

Aunque esté fuera de la pasarela a él le gusta disfrutar de su cuerpo y mostrarlo, es así como combina dos cosas que le gustan: la gastronomía y estar consigo mismo. Basta con ver los videos en los que sale a cuadro cocinando en boxers, preparando un bowl de acai o un ceviche vegano con aloe.

franco noriega chef

Franco Noriega y sus heridas de guerra

¿Quemaduras? Claro, las que tiene cualquier chef, es parte del oficio,”también me corto, pero me pongo una curita y ya”, continúa diciendo entre risas, el cocinero que vino a romper el molde, ya que ha demostrado que estar en una cocina portando una filipina no siempre es sinónimo de una figura gordita y bonachona.

Tentaciones sin culpa

Aunque esté en un peso y figura ideal, se da sus gustos y los come sin culpas. Nos confiesa que una de sus perdiciones es el pan –y qué mejor si es con mantequilla–, un antojo que trae de familia, pues sus papás también están metidos en la industria restaurantera y uno de sus proyectos es una franquicia de pan congelado.

No hay juventud eterna

A sus 28 años de edad, va a paso firme, sabe que la belleza no es eterna y que algún día su ciclo en la moda terminará. Su as bajo la manga es Baby Brasa, un negocio dedicado al pollo a la brasa, una receta peruana muy popular a la cual él le añade una ración de superfoods al estar enfocados en la salud y las personas que van al gimnasio. “Aquí puedes comer sin culpa, rico y sentirte satisfecho”, explicó el también graduado del International Culinary Center de Manhattan.

Chef Franco Noriega

Le demuestra a Trump

Tiene todo para cumplir el “sueño americano”, todo menos una cosa: es latino, una condición que en estos tiempos políticos y de cerrazón de fronteras puede afectarle. “Ahora con el presidente que tenemos hay una responsabilidad más grande, es llevar en alto el ser latino, la connotación siempre es baja y con lo que él dice ahora es peor. Hay que enseñarle a los americanos que los latinos somos increíbles en un montón de maneras, cultura y grandes aportaciones a la comunidad estadounidense”, concluyó quien llegó a NY como inmigrante y que ahora genera empleos y flujo económico en el país del norte.

 

Confesiones de Franco Noriega 

  • Lo que cocinaría en su último día de vida: pasta con salsa y carne
  • El plato que mejor cocina según sus amigos: todos
  • Gastronomías favoritas: vietnamita y peruana de todas las regiones.
  • No puede vivir sin:  pan
  • La canción que más escucha: Despacito
  • Lo que bebe diario: Vinagre de manzana por las mañanas.
  • Próxima gran compra: una patineta