Advertisement

Ix-Chel Ornelas se sincera antes de la final de Top Chef México

Antes de la gran final de Top Chef México, Ixchel nos cuenta sobre su participación en esta segunda temporada. Lo que vivió, sus momentos más difíciles y lo que le espera después de esta gran experiencia. ¡Conócela! 

Por Alina Hernández @alinahernan

¿Qué es lo que has hecho a lo largo de la competencia para llegar a la final?

Cuando yo entré a la competencia, la primera emoción fue la curiosidad, por medio de ella, siempre estuve muy receptiva a todo lo que sucedía a mi alrededor, siento que de esta forma era yo como una esponja, tratando de absorber, mirar y aprender. El estar muy atenta, vivir el presente y sentirme firme en mis movimientos me ayudó mucho a ser certera en cada momento de la competencia.

Conforme conocía más la dinámica de la competencia, intenté siempre ubicarme. Muy al principio tuve una racha muy importante, en la que gané retos seguidos, me parece que fueron 4 capítulos, eso me ayudó mucho en lo personal, especialmente en mi interior, como para confirmarme a mí misma esa fuerza que estaba acompañándome siempre. La verdad que para mí fue de gran ayuda esto, porque llegué a sentir toda la confianza. No niego que cada reto fue muy exigente y que no sabes cuál será el veredicto de los jueces, pero cuando me favorecía, crecía en mí esa luz de esperanza de ir avanzando, además de ir definiendo tu capacidad ante tus demás compañeros, algo sumamente importante. Esta fue una etapa de confirmación para mí muy especial.

Hay una segunda parte de la competencia que fue de supervivencia, ahí solo busqué estar en medio, era un lugar seguro, porque la competencia requiere atención, foco, fuerza, concentración y es muy fácil perderte entre tanto ruido. La parte humana no es fácil de sintonizar en estas condiciones de extrema presión. Ahí tienes que tomarte un tiempo y dar un pasito atrás para ir centrando tus sentidos, para así competir más completa, por lo tanto los resultados tienen que ser mejores.

La tercera etapa previa a la final, fue sumamente difícil, ya había lazos de hermandad entre nosotros; los retos iban siendo más complejos y técnicos e inclusive las expectativas que los jueces tienen de ti aumentan. Para mí, en este momento la clave fue entender cada reto y tratar de resolverlo de la mejor manera, y no perder en ningún momento de vista el resultado, pues es lo que se califica al final del día. Aquí algunos retos fueron muy favorables para mí. Fue como una escalera: subes y subes y debes de saber que si das un paso en falso… ¡Caes para salir!  Y aquí no es cuestión de capacidad, es cuestión de resolución y seguramente los demás buscan lo mismo.

¿Cuáles han sido los retos más difíciles o los que pensaste que no lograrías?

Hubo dos momentos difíciles.

El reto en Vallarta. Creo que anímicamente no estaba en mi mejor momento, estaba muy nerviosa, desconcentrada, por eso utilice mi talismán, eso fue lo difícil, pero seguí mi intuición. Afortunadamente, tenía ese as bajo la manga que me ayudó a contrarrestar ese momento y no me arrepiento. Al liberar esa carga, pude cocinar con gusto, con libertad. Me encantó el pecado que me tocó, por cierto, muy conocido por mí: la ira. Realicé el reto con mucha emotividad, pude salir a flote y además los jueces me dieron muy buenos comentarios. Resultado perfecto.

El segundo reto mas difícil fue el de la esfera de los sentidos, la replica del plato, y no fue por la estructura del reto –de hecho, estaba muy interesante lo que se requería–, lo que pasó es que no estuve conectada con mi equipo y eso se reflejó. Dejé que ellos decidieran por mí y no tuve fuerza para imponerme (totalmente mi responsabilidad) y casi me cuesta la permanencia. Fue el único reto en el que estuve en la tablita, lista para salir, pero afortunadamente lo pude resolver en un reto de muerte súbita y ¡me quedé!

¿Cuáles son los platillos que más orgullo te ha dado hacer en esta competencia?

Me parece que el capítulo de mentores es un capítulo muy especial para mí. En él se conjuntan muchos factores que hacen que el platillo presentado sea el que más orgullo me da.

Uno porque en un principio es el deseo de mi padre que recuerde y tome con fuerza mi raíz, que no olvide de dónde vengo y de qué estoy hecha, ese fue su mensaje. En segundo, al traer el platillo más importante de mi lugar de origen (Tlaxiaco), fue un complemento más de integridad, Yo he trabajado mucho tiempo en documentar la gastronomía, conozco su historia, su proceso y además es un platillo que hago con mucha frecuencia. Con todo este antecedente y que este gran platillo haya sido probado por un panel de 10 chefs con conocimiento gastronómico muy amplio, y que por decisión unánime, haya recibido un gran reconocimiento; me parece que las estrellas se alinearon perfectamente en este capítulo. Nada rebasa este orgullo de haber sido yo quien lograra ganar este reto. Fue increíble para mí y para mi tierra  (Tlaxiaco) mirar en televisión cómo recibía honores la maravillosa herencia que tenemos en ese guiso.

¿Cuáles son las enseñanzas que te ha dejado estar en Top Chef México?

Me parece una maravillosa experiencia de vida, uno muy al principio piensa que es una oportunidad para incrementar tus conocimientos y habilidades gastronómicas y es cierto; lo haces de una manera tan intensa, que por solo esa razón vale mucho la pena. Tamién, la retroalimentación que tienes es invaluable. Pero muy en el fondo es una gran experiencia humana, en ella convives con seres con quienes logras en su mayoría hacer lazos para toda la vida; aprendes a manejar aciertos y victorias así como errores y caídas, y esa experiencia te deja marcada para siempre.

Pero si me concentro en decirte que fue lo más impactante, puedo afirmar que es la manera en que esta diseñado el show: el aislamiento, es como extraerte del mundo, cambias de tiempo, de lugar y de personas a tu alrededor, todo es completamente nuevo, lo vives como una abducción (así lo llamo yo). Estás como suspendida con una sola tarea y un plano horizontal muy definido, eso por supuesto, te tiene que poner en contacto con otras habilidades que no has explorado tan de cerca, como el contacto contigo misma a un nivel muy profundo. Encuentras a la intuición como una de tus más grandes herramientas, aflora el instinto de supervivencia, se incrementa la intensidad para cocinar, se van rompiendo tus límites, experimentas la libertad y como dicen: es un momento ideal para que broten genialidades, esos toques de sorpresa y acierto. Literal.

¿Quiénes son los compañeros con los que hiciste buena sinergia?

En general soy una persona a la que le es muy fácil adaptarse a grupos, me encanta platicar, compartir y aprender. Con casi todos mis compañeros logré tener momentos inolvidables.

En ocasiones fue complicado por la diversidad de personalidades, porque finalmente estás en una competencia y no puedes evitar tener en algún momento una diferencia, pero entiendes que es parte del momento y que nada es personal, entonces, pasas por alto esto y te vuelves a quedar con la amistad que te lleva a la hermandad que se hace más fuerte con el paso del tiempo.

Disfruté mucho las convivencias del grupo al inicio, las pláticas, las risas y las comilonas que hacíamos en el hotel, fue muy bonito. Y ya en la recta final, pude estar con mis cinco compañeros finalistas con mayor cercanía. A Gabriel le agradezco contagiarme de esa juventud y locura; a Daniel su gran corazón y gran disposición para ayudar todo el tiempo; a Diego su diversión, su estímulo de ir siempre adelante y su gran compañerismo. A Juan su garra, esa fuerza de enfoque, sus comentarios centrados y concretos, excelentes platicas con él.

De mis compañeras a todas las amo con mucha pasión y respeto. A Amanecer no tuve mucha oportunidad de conocerla; a mi querida Alex le admiro la empatía que muestra, su solidaridad; de Marce me quedo con su maravillosa jovialidad, siempre positiva; a Nash, mi admiración por su gran fuerza interior que nos demostró siempre; estaba hecha de hierro, y a mis roomies Elia y Claudette, hermanas, con quien tuve mayor tiempo convivencia, las llevo en mi corazón. El compañerismo entre mujeres se vive de otra manera y con todas ellas no vivimos una competencia frontal, fue siempre solidaria y nos dolía mucho cada vez que una se iba.

¿Qué sigue después de Top Chef México?

No lo sé. Así como llegó Top Chef México y todas las cosas importantes en mi vida, llegó sin avisar. Creo que no quiero tener expectativas. He tratado de vivir siempre dejando a la vida esas sorpresas, mientras yo sigo preparándome y estudiando, nunca se acaba de aprender. Por supuesto esa es la línea que sí tengo clara, el área de las publicaciones y la investigación es una área que me gusta y donde he tenido mi mayor trabajo, es donde me siento más fuerte. Tal vez habrá en el futuro que desarrollar proyectos alrededor de la cocina. Gran parte del éxito en las oportunidades, además de tomarlas, es estar preparado, y yo creo que en mi vida he estudiado continuamente y cuando llegó Top Chef México estaba preparada. No soy producto de la casualidad, me ha costado horas de estudio, lecturas, práctica, trabajo de campo y experimentación. Esa es mi más grande herramienta, estoy ubicada en un contexto holístico de la gastronomía, que no solo incluye cocinar, que va mas allá, entender el contexto, la culturalidad, la tradición. Esto me permite ir adentro siendo respetuosa y muy consciente. Hoy en día estoy abierta para recibir todas las cosas buenas que vengan a mi vida, aportando y construyendo.