Advertisement
Advertisement

Seba García, cantinero clásico y elegante

Un cantinero clásico, caballero, de los de antes; él es Seba García que con sólo 32 años ha logrado ser reconocido y respetado en el mundo de la coctelería, no sólo por la inmensa elegancia con la que viste– es común verlo con traje y moño-, sino por la ideología que ha llevado a cabo desde que comenzó su camino, que es anteponer al cliente, sobre todas las cosas, “el cliente es la estrella”.

Por Daniela Díaz de León @medicenDaany

Su inclinación por la coctelería comenzó desde los 18 años y esto fue debido a que su principal interés era estar cara a cara con el cliente, platicar, pero sobre todo educarlos, pues cree que para avanzar, el consumidor debe de conocer lo que haces.

El argentino abrió hace poco su bar llamado Presidente, ubicado en su país y pretende con sus bebidas que Argentina y toda Latinoamérica crezcan en conjunto, pues considera que es importante mirar al país de uno mismo y valorar lo que tienen para ofrecer.

Además, menciona que cada una de las bebidas que prepara, existe un conjunto de cosas que se transmiten al momento de servirlas. Todo comienza con investigar los sabores que las componen, la cristalería y hasta él mismo con su elegante vestimenta. Y continuando con su idea de hacer crecer a Argentina, utiliza productos locales en sus cocteles como flor de saúco del sur, hierbas frescas o miel del Balcarce. Además, ayuda a los pequeños emprendedores.

Seba considera que los tragos más comunes en su país tienen influencias europeas como lo son el Vermut –un aperitivo compuesto de vino blanco, ajenjo y otras sustancias amargas– y el Negroni –que es un cóctel preparado a base de Gin, Campari y Vermut–.

Por otro lado, él en su bar sirve un coctel que representa a la ciudad de Buenos Aires, pues es una ciudad que nunca duerme, por eso este coctel adquiere el nombre de “Buenos Aires Zombie” compuesto por rones, jugos con productos tropicales del norte del país, Pineral (licor argentino de hierbas) y Carajo (licor argentino de naranja).

En cuanto a la gastronomía y coctelería del país sudamericano, considera que ha incrementado en los últimos años, aunque aconseja a las nuevas generaciones no dejar de estudiar ni de mejorar.