Advertisement
Advertisement

El origen de 6 panes dulces muy mexicanos

Las primeras ventas de pan comenzaron cuando Hernán Cortés en 1525 pidió a todas las panaderías que enviaran su producción a la plaza pública. Él exigía tres requisitos: que tuviera el peso debido, que se vendiera al precio fijado por el cabildo y que estuviera bien cocido.

Por Mafer Beltrán 

Los repartidores salían de las panaderías con variedades de pan acomodado en un gran cesto. Este se ponía sobre la cabeza para ofrecerlo por las calles. Años más tarde, comenzaron a existir panaderías en el centro y muchos años después llegaron las grandes pastelerías como El Globo (1884) y El Molino (1930).

Los tipos de pan dulce mexicano

Existían muchos tipos de pan, tanto salados como el bolillo, la telera y el pambazo o los azucarados como los ojos de pancha, poblanas, trenzados, orejas, magdalenas  y conchas.

Con la llegada del Porfiriato, la pastelería francesa se convirtió en una de las preferidas por los mexicanos.  Pero no es que el pan de dulce se haya inventado desde ese entonces. El pan dulce tiene muchos antecedentes, uno de ellos es el pan de pulque, elaborado con una mezcla de harina de trigo, manteca vegetal, azúcar, huevos, levadura y pulque.

En otro grupo existen los panes de fiesta como la rosca de Reyes, proveniente de una costumbre romana, adornada con ate, pasas y nueces. O también el rico pan de muerto, indispensable en las ofrendas del 2 de noviembre.

Entra a la galería y conoce su origen