Advertisement

Martín Berasategui. Garrote ante la vida

Apenas toma la palabra, comienza a compartir sus experiencias... Ésas que desde niño lo forjaron con el amor y el apoyo de su madre y su abuela, quienes al saber que su pasión era la cocina fueron francas y le adelantaron el precio de este oficio: Horas sin descanso, madrugar, llegar a estar ausente y otras cosas. Convencidas de que Martín tendría una vida muy dura si se dedicaba a la cocina, decidieron llevarlo a dos internados para tratar de que olvidara su deseo y eligiera un camino más sencillo. En ambos casos, él le confesó a los sacerdotes encargados de su educación la felicidad que le causaba poder cocinar para que ellos lo apoyaran en esa decisión.

Por Ingrid Cubas @ingrid_cb Foto Cortesía de Paradisus

martin berasategui

Apenas tenía quince años, pero ese amor por sus orígenes y la cocina que comenzó a vivir desde su bodegón jamás se apagó. Otro eje fundamental fue su padre, pese a que lo perdió a corta edad. Es a él a quien le rinde homenaje en su restaurante Martín Berasategui, que desde noviembre posee tres Estrellas Michelin. Hoy en día, Berasategui es el cocinero español con mayor número de ellas, ocho para ser exactos; sin embargo, es mucho más que una marca. El hombre que con una sonrisa dice firmemente que hay que tener “garrote” ante la vida, tiene claro que los éxitos obtenidos no son cuestiones del azar, sino del esfuerzo que día a día ha desempeñado y ha sabido transmitir a su equipo.

Passion by Martín Berasategui

Ante un mundo de estudiantes que desean seguir los pasos de los grandes de la cocina, Martín aconseja que disfruten y sean felices con lo que hacen, pues considera que son unos privilegiados por el momento tecnológico que se vive, donde la información fluye en todas direcciones. “Olvídate de los dones innatos para la cocina, porque de nada te sirve hacerlo bien si no eres feliz. Hay que juntar el oficio de los cocineros que llevamos tiempo con la frescura de las nuevas generaciones que deben ignorar el 98% de las cosas negativas que siempre nos dicen que van a ocurrir.

martin berasategui

Conoce a los restaurantes con estrellas Michelin en España y Portugal

Hay que arrancar desde los cimientos de la profesión, saber las técnicas y entender el sacrificio que requiere dedicarse a la gastronomía porque la vida es una lucha y la cocina un maratón; es tanto bonita, como exigente. Hay que ser el mejor hijo, padre, cocinero y persona que podamos, sin titubear, porque mientras más cosas logras, más responsabilidades te caen; después de todo, eres un ejemplo”.

Por otro lado. Martín tiene claro que la humildad es un ingrediente que nunca está de más. Recordando cuando llegó a colaborar con un pastelero que ganó la copa de oro mundial, no pudo dejar de notar que en muchas ocasiones, cuando llegaban otros chefs a visitar la cocina, sólo saludaban al premiado.

martin berasategui

Desde entonces se hizo la promesa de otorgar la misma importancia a todos los integrantes de sus equipos y de tratar de forma digna a quien se encontrara en su camino. Está consciente de que el éxito en sus restaurantes depende de cada uno de sus colaboradores que, fieles a la calidad, forman parte de una cadena en la que también el comensal juega un papel fundamental al reconocer el esfuerzo realizado por todo el equipo para que sea posible degustar cada platillo.

Con gustos que se ven reflejados en la arquitectura de cada uno de sus platos, Martín propone asociaciones innovadoras al crear sus recetas, siempre buscando la excelencia. En primer lugar, él tiene que sorprenderse para logar este resultado en sus comensales. Passion, su restaurante en Paradisus Playa del Carmen recibe ese nombre por saberse un transportador de felicidad, donde se crean momentos imborrables. Cuando llegas ahí, te entregan toda esa pasión. “Eso somos y lo tienes que llevar hasta que cierres los ojos... Pasión por lo que haces, por el producto y por tus raíces que te convierten en un hilo conductor como cocinero”. Así es Martín Berasategui, un incansable ejemplo en la cocina que vehementemente comparte cuánto lo inspira sin soltar el garrote con el que tanto ha disfrutado su vida.