Advertisement
Advertisement

Mucho gusto. Una mexicana saboreando el mundo: Vitrinas en el ombligo de Bologna

En un aparador, tres personas se detienen a mirar el interior, hablan con entusiasmo, mueven las manos enérgicamente describiendo lo que ven en el interior. Se unen dos personas más. Podría pensarse que están comentando la nueva colección primavera/verano de moda italiana, tal vez se trata de zapatos, de joyería, de bolsas de piel o hasta de un auto deportivo.

Por Karla González Ramos

Discuten apasionadamente entre ellos, hablan con las manos, entran al negocio. Se trata de Paolo Atti & Figli, uno de los lugares de mayor tradición, ubicada en el ombligo de Bologna, y quienes se han dedicado a la producción de la pasta artesanal desde 1868. Este espacio icónico de la localidad sobresale de otros negocios por la calidad y perfección de sus productos, así como también por los simpáticos cartelones con mensajes divertidos que usan en su vitrina, para  llamar la atención de los clientes y mostrar la belleza de sus productos.

¿Qué es lo que extrañan mas los mexicanos que residen en Italia?

¿Quién podría pensar que basta un poco de harina y huevo trabajada con devoción y amor para que las personas se sientan atraídas hacia las estéticas e interesantes formas que se pueden crear con ella?

La leyenda boloñesa cuenta que un hombre al quedar cautivado por la belleza de una mujer, no resistió la tentación de espiarla por la cerradura, pero lo único que alcanzó a ver por el cerrojo fue el ombligo de la mujer, esto le bastó para inspirarse y crear la forma del actual tortellini.

mucho gusto-tortellini

4 Restaurantes italianos para enamorados en la CDMX

Hecha con pasta fresca que al estirarse permite cortar en cuadrados la pasta, cada uno de ellos se dobla para formar una especie de triángulo que permite mantener en su lugar el relleno durante su cocción, lo más interesante viene después, cuando al juntar sus bordes se unen formando una especie de anillo, con un copete muy simpático que hace de esta pasta una forma muy estética además de darle una consistencia deliciosa cuando se preparan con el tradicional “brodo” (consomé de carne) o con un poco de mantequilla y salvia.

El gran secreto de los tortellinis está en la “sfoglina” como se le llama a la persona que estira la pasta quien generalmente es una mujer, de brazos fuertes y corazón grande, que con un rodillo estira la pasta hasta lograr la consistencia perfecta para formar uno a uno los curveados, casi eróticos tortellinis , que toman caprichosamente su forma según las manos de su creadora.

mucho gusto-tortellini-2

Este bocado que evoca la historia de la Ciudad de las dos torres, es parte de la dieta y orgullo de cualquiera que se considere un verdadero boloñés, quienes por cierto no pierden jamás la oportunidad de aclararle a los turistas, que el tagliatelle al ragù, poco tiene que ver con el spaghetti a la boloñesa que tanto se ha difundido por el mundo.

Por lo tanto, no es extraño escuchar hablar durante la hora de la comida, a los italianos hablando con mucho gusto y apasionadamente de lo qué comieron, de lo que están comiendo o  de lo que comerán, siempre  sin dejar de mencionar un par de veces a su madre o a su abuela durante el relato.

Así es como el tortellini se vuelve el protagonista de las vitrinas más importantes de la Ciudad de Bologna, más allá de su consistencia, su dimensiones y forma perfecta es el sabor de casa,  y un  pretexto delicioso para seguir generando diálogo más allá de la vitrina.

 

Mucho Gusto, una mexicana saboreándose el mundo

Karla González Ramos es Maestra en Food & Wine por parte de la Universidad de Bologna. Vive en Italia desde hace 3 años, donde actualmente desarrolla su proyecto Mucho Gusto, una vera esperienza italiana, en el cual difunde la cocina mexicana a través de cenas sociales y eventos culturales con personas provenientes de todo el mundo. http://wishys.wixsite.com/muchogusto